Entrelíneas/Por Víctor Hugo Ghitta. Disparen sobre los Martín Fierro