Dos tipos audaces en Nueva York