El amo del cine y del Atlético

Enrique Cerezo, el español que maneja el fútbol y el séptimo arte
Alejandro Cruz
(0)
26 de julio de 2015  

MARBELLA.- En su celular de alta gama tiene el escudo del Atlético de Madrid. Se pasea por la alfombra roja de los Premios Platino con la misma naturalidad con la que circula por el estadio Vicente Calderón. Trata de igual a igual tanto a Diego Simeone, el DT del Atlético, como a Antonio Banderas, el otro galán. Es Enrique Cerezo, el presidente de una de las dos entidades que organizan el Premio Platino al cine iberoamericano. Ese premio que la semana pasada consagró a Relatos salvajes que se llevó una buena colección de estatuillas. Enrique Cerezo es, según tituló el diario El Mundo, de Madrid, "el amo del cine español". Y es, también y entre otras tantas cosas, el presidente del club que dirige "el Cholo" Simeone.

"En algo se tiene que llevar la penitencia. Y la penitencia es ésta y se las lleva a las dos: al cine y al fútbol de buen agrado", arranca diciendo este impecable señor que luce un impecable traje en charla con LA NACION en un hotel de muchas estrellas y con varias estrellas del cine latino hablando con otros colegas latinos. Al pasar, cuenta que en los dos campos de juegos se ve bien.

Cerezo es, según aseguró El Mundo, quien posee la mayor cantidad de derechos de películas en el mundo. Desde hace casi 30 años está ligado al Atlético. En perspectiva, tomó un camino similar al de tantos otros empresarios que se ligaron al fútbol. Algunos, en un camino directo hacia la política. Acá, en Marbella, hay un ejemplo de este camino muy a mano en el recuerdo. Jesús Gil y Gil fue un poderoso empresario de la construcción, fue histórico alcalde de esta ciudad y fue presidente del Atlético de Madrid (y su mayor accionista). Claro que su gestión al frente de esta glamorosa ciudad costera que él convirtió en ícono del jet set internacional y de la especulación inmobiliaria se terminó cuando la justicia lo mandó a la cárcel. "Yo soy millonario. Yo no necesito robar al pueblo", era una de las frases predilectas de ese fallecido personaje que Andrés Calamaro tiene en su foto de perfil de Twitter.

"Jesús Gil era una persona polémica en algunos casos, pero buena persona, muy divertida. Estar con él era una cosa bastante gratificante. No es como la gente se imagina", ha dicho Cerezo este año sobre tal personaje.

Claro que, en la charla con este enviado, este señor al que dice la leyenda que todas las mañanas un peluquero le retoca el pelo, toma distancia del poder político. "No me dedico más que al fútbol y al cine -aclara-. El cine es mi profesión, mi oficio, es de lo que vivo, y el fútbol es una afición importante que me da mucho placer. Piensa que esa colaboración con el Atleti va a cumplir 29 años. O sea, algo debe funcionar bien..."

Algo en él funciona bien, de eso no hay dudas. Desde el Premio Platino, su lucha es para que las 750 películas iberoamericanas que se producen anualmente tengan mayor visibilidad en el mundo. "El 90 por ciento de esas películas no salen de sus países de orígenes. En el Festival de Berlín del año pasado había 6 films iberoamericanos. Con estos premios queremos que esa presencia sea mayor y es un buen momento para hacerlo", sostiene con convicción.

Cerezo tiene varias conexiones con esta ciudad. Una de ellas, desde 2013, está siendo investigada. Se dice que, mediante un testaferro, habría comprado un dúplex de lujo a un político de peso. Hace pocos meses, en Segovia le entregaron un premio. Cuando se le consultó sobre su supuesta intervención en la compra del departamento, dijo: "Hace mucho tiempo que no regalo pisos".

Lejos de esos titulares de prensa, el amo y señor del cine español y el dueño de la pelota de Atlético de Madrid asegura que la experiencia de la primera edición de los Premios Platino en Panamá fue magnífica. "Entre la gente del cine quedó claro que esas películas tienen que salir fuera de la región", insiste.

En España, ese propósito expansivo se ha tornado complicado desde que en septiembre de 2012 el gobierno del Partido Popular subió del 8 al 21 por ciento el IVA cultural. La medida cosechó el enérgico rechazo de la gente del cine local como del resto de los creadores. Según un informe de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) gracias a esa suba en el primer año se perdieron el 17,8 por ciento de los espectadores y el 18,5 de la recaudación en cine. Sin embargo, Cerezo tiene su propia visión del asunto. "Me imagino que el IVA cultural no va a estar toda la vida. Si un país necesita subir sus impuestos para poder mantenerse nos tenemos que sacrificar -dice-. Los poderíos económicos son circunstanciales. Es un sistema que rota y que gira. Siempre hay épocas buenas y épocas malas. Pasa en la Argentina, en España, en Estados Unidos."

Su propio poderío económico parece no pasar. Lo hizo en el cine. En esa industria comenzó en 1966 como meritorio de cámara y, como sucede en algunas películas, fue escalando posiciones. "Indiscutiblemente, he ganado más dinero con el cine. En el fútbol no se gana dinero, si no que se invierte. Ganan los jugadores, los técnicos... No conozco a ningún equipo de fútbol de España que gane dinero", ha dicho en un reportaje. Pasado el Platino, en estos días parece tener la mente puesta en la posible vuelta del jugador brasileño Filipe Luís al Aletic que tanto parece ilusionar a Simeone.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?