El Ballet Preljocaj, en el San Martín

La compañía actuará mañana y pasado mañana
(0)
27 de abril de 2004  

Que arribe a la Argentina una compañía internacional de danza contemporánea constituye un verdadero acontecimiento. Y no porque falten en nuestro medio expresiones dignas en ese rubro, pero -es un poco obvio señalarlo- el décalage que se ha producido entre la moneda local y el dólar ha convertido las visitas de artistas extranjeros en momentos de privilegio, más esporádicos que hace unos años. De modo que el aterrizaje en suelo argentino del Ballet Preljocaj, por verificarse hoy, es una grata noticia que hay que agradecer a la embajada de Francia en nuestro país, que auspicia y financia la gira de los artistas. Las huestes del coreógrafo Angelin Preljocaj, que no vendrá con el grupo, ofrecerán dos funciones en el Teatro San Martín, mañana y pasado mañana, y darán a conocer la pieza "Near Life Experience", la más reciente creación del coreógrafo director de la compañía.

A los 46 años, los trabajos de Angelin Preljocaj lo han colocado en el primer plano de la atención entre los coreógrafos de Francia. Proviene de una familia albanesa que emigró a París en los años cincuenta. De su formación, se sabe que se inició en la Escuela Cantorum y que se perfeccionó con el legendario Merce Cunningham en los Estados Unidos, donde se nutrió de las múltiples expresiones que por entonces cimentaban en Nueva York una de las corrientes centrales de la danza actual. Se dio a conocer como coreógrafo en 1984, en el Festival de Montpellier, cuyo teatro comunal alentó, en esa década, múltiples experiencias renovadoras en el campo de la ópera, la música y la danza: fue con "Aventures coloniales", un dúo al que siguieron creaciones para elencos más numerosos. El título inmediatamente posterior fue "Mercado negro", una pieza que mereció el premio del Ministerio de la Cultura de Francia, distinción que lo catapultó a la notoriedad y que lo estimuló a fundar su propia compañía, con la que se estableció en Champigny-sur-Marne, a fines de los años ochenta. Desde 1996, la troupe -que en la actualidad congrega a veinticinco bailarines- desarrolla su actividad en la ciudad de Livre, en Aix-en-Provence, y se ha convertido en el grupo oficial del Centro Coreográfico de la Región Provence-Alpes-Cöte d´Azur y del departamento des Bouches-du-Rhöne.

Con su grupo, Preljocaj compuso numerosas obras (veintinueve, hasta el momento), entre las que caben mencionarse "À nos héros" (1986), "Un train d´union" (1989) y una suerte de collage titulado "Hommage aux Ballet Russes", que incluye reelaboraciones de algunas de las creaciones de la troupe de Serguei Diaguilev, como "Parade", "El espectro de la rosa" y "Bodas", de Stravinsky. Sobre la partitura de este mismo compositor ofreció también su versión de "El pájaro de fuego", a la que se sumaron -entre otras- "Petit essai sur le temps qui passe", "Annontiation", su personal concepción de "Romeo y Julieta" (montada en 1990, para la Opera de Lyon), "Personne n´épousse les méduses" y, finalmente, "Near Life Expérience".

Esta última, que se verá en Buenos Aires, se estrenó en el Teatro Nacional de Marsella en mayo del año último. La concepción de esta obra tuvo lugar durante una suerte de año sabático que Preljocaj pasó en el Ganges y en las cumbres del Kilimanjaro, cuyas alturas lo indujeron a una experiencia singular. Según su propio testimonio, la falta de oxígeno que sobreviene en la famosa montaña, a casi 6000 metros sobre el nivel del mar, determina una suerte de "slow motion", un ralenti del movimiento corporal, un tempo aletargado que lo inspiró a ensayar un trasvasamiento de esas sensaciones al lenguaje de la danza. La experiencia en esas alturas también ha de haber inspirado su aspecto visual, que transcurre con un fondo blanco nieve en torno del cual se desplazan los once bailarines con los que armó la coreografía de "Near Life Experience".

"Es una exploración sobre diferentes estados del cuerpo -explica el coreógrafo-. Esos estados, que revelan sensaciones intermedias, afloran cuando abordamos zonas situadas en los límites de la existencia. Llegamos a esos estados en las instancias del desvanecimiento, en medio de un trance, en los instantes de éxtasis o de orgasmo. La noción de encantamiento, la sensación de instantes de luminosidad o de envolverse en uno mismo, se hacen presentes en esta vivencia. «Near Life Experienceª evoca estas cosas. Es un intento de sustraerse del tiempo y del espacio, como en una suerte de eclipse de uno mismo."

La música de la pieza fue grabada por Air, el dúo pop integrado por Jean-Benoit Dunkel y Nicolas Godin. La escenografía pertenece al propio Angelin Preljocaj, junto con Tom Pye. El vestuario fue diseñado por Gilles Rosier, y la iluminación, por Patrick Riou. Cabe destacar que Preljocaj fue distinguido por el gobierno de Francia como Caballero de la Orden de Honor de las Artes y las Letras y que mereció importantes premios, tales como el Benois de la Danse del Teatro Bolshoi de Moscú y el Bessie Award, en Nueva York.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.