El buen gusto de los tomates

(0)
27 de abril de 2004  

Que la música agrada a los humanos y calma a algunas fieras es cosa sabida. Pero que el arte de combinar los sonidos influya también en el reino vegetal no es algo en lo que la comunidad científica esté de acuerdo, a pesar de numerosos estudios que intentaron probarlo.

Sin embargo, para la cooperativa Agroláchar, de la provincia andaluza de Granada, no hay dudas: la Quinta sinfonía, de Beethoven, beneficia notoriamente sus cultivos. Particularmente el de tomate cherry, informa EFE.

Así lo aseguró a la prensa española el gerente de Agroláchar Nicolás Chica: "Uno de los principales males que aquejan al cherry es el estrés, que arruina hasta un 30 por ciento de la cosecha cada año". Según Chica, con esta musicoterapia especial, el problema "se combate mucho mejor, reduciendo considerablemente el porcentaje de tomates defectuosos".

Generosos, los productores andaluces no ocultan su método salvador. Según revelaron, consiste en la instalación de un equipo de alta fidelidad en su invernadero y de parlantes sobre los cultivos. Acerca de la música preferida por tan peculiar público, mencionan la Quinta sinfonía, de Beethoven, y las Cuatro estaciones, de Vivaldi, piezas "tranquilas, que ponemos con un volumen suave, porque lo que no queremos es alterar la paz que reina en el campo".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.