El calor metalero sólo llegó al final