Caso testigo. El cierre de un videoclub abre interrogantes