El Colón: entre sombras y antorchas