El Cosquín Rock, de exportación

José Palazzo
José Palazzo MEDIO:
(0)
3 de septiembre de 2016  

Los festivales tienen su origen en las sierras de Córdoba. Si bien estuvo el Barock y otros festivales muy importantes en Buenos Aires, las sierras de Córdoba marcaron una tendencia. En La Falda las bandas de Buenos Aires tenían un gran desafío y era enfrentarse al público del interior de la república, un público jodidísimo que le dio la espalda a artistas importantes. Si Charly pudiera hablar de La Falda te diría algo de los marlos, de los choclazos que le tiraban. Una vez a un productor se le ocurrió vender choclos para que el alcohol no le cayera tan mal a la gente. Cuando hicimos el Cosquín, embelesados por la plaza Próspero Molina, don Julio Maharbiz nos propuso hacer un festival de rock en esa plaza histórica. Curiosamente, a un grupo que hoy no participa más del festival y que no me quiere mucho, Divididos, le encantó la idea de poder actuar en el escenario Atahualpa Yupanqui haciendo un festival. Ahí nace todo: Los Piojos, Divididos, Las Pelotas, artistas importantísimos para nosotros en Córdoba, en una provincia que recién empezaba a despegar y que tenía muy pocos conciertos de rock. Había 15 conciertos al año, hoy debe haber 100.

Después de muchas luchas logramos reinstalar en la sierras de Córdoba los festivales; en la provincia hay más de 50, 60 temáticos, desde el pollo al folklore. Hoy Cosquín Rock es un orgullo para la priovincia y el país y está haciendo historia replicándose en febrero en Guadalajara y probablemente a corto o mediano plazo en alguna otra ciudad de Latinoamérica. Creo que los festivales le proponen a la gente una experiencia y esas experiencias son importantes para que la gente disfrute.

En mis ratos libres me dedico a ir a los festivales. Lo único que hago en ellos es mirar lo que me gustaría que le pase a una persona que entra al Cosquín Rock.

Productor de Cosquín Rock

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.