El culebrón, género inmortal

Ante el éxito de productos basados en el melodrama, como la turca Las mil y una noche, los canales líderes preparan su batería de ficciones para el prime time de este año
Ricardo Marín
(0)
28 de febrero de 2015  

En los años 70, Alberto Migré ocupaba el horario nocturno con sus telenovelas, y el público respondía; toda la familia se reunía frente al televisor para ver sufrir a las heroínas, sorprenderse con malvadas haciendo de las suyas y emocionarse con historias de amor capaces de hacer moquear hasta a los changadores del puerto. Esos relatos mechaban sí situaciones que hablaban de otras cosas -una línea argumental sobre desaparecidos en Rolando Rivas, taxista, cuando eso oficialmente no existía-, pero no necesitaban dejar su carácter melodramático primordial para liderar el horario central de nuestra pantalla. Con el tiempo, los brasileños se animaron a usar el mismo horario -se los sugirió el mismo Migré a los directivos de la Rede Globo, según cuentan-, y las costumbres de ese país cambiaron sus rutinas horarias luego de la caída del sol.

Acá en la Argentina, hasta hace unos años, para estar en el prime time una ficción no debía ser un melodrama. Hasta que Dulce amor prendió la alarma, Avenida Brasil le ganó a Tinelli y hoy los turcos nos venden a diario un culebrón como antes nos vendían dátiles en Navidad.

En 2012, la producción de Quique Estevanez, Dulce amor, había sido preparada para ser emitida en el horario de la tarde, en el que este productor defendía, con mucho éxito, el espacio de las telenovelas clásicas de factura local. Por necesidades de programación de Telefé le cambiaron el horario y la historia que protagonizaban Sebastián Estevanez y Carina Zampini salió a dar pelea en el horario central nocturno y se convirtió en la revelación de ese año por la convocatoria de audiencia que logró. En 2014, también por necesidades de programación, Telefé traslado la telenovela brasileña Avenida Brasil, que lideraba el horario vespertino, al prime time. Nuevamente una ficción que responde al esquema del culebrón funcionó perfectamente y hasta le dio pelea a Marcelo Tinelli con su ShowMatch, quien durante años fue dueño y señor de las noches televisivas. Para rubricar esta tendencia, El Trece está emitiendo Las mil y una noches, una telenovela turca que viene con muy buenos antecedentes de éxito de audiencia en otros países latinoamericanos y acá está liderando las mediciones de rating día tras día. ¿Sus recursos? Una inobjetable calidad técnica en la realización, el despliegue de una Estambul desconocida y subyugante y las características más básicas del melodrama tradicional.

Si a esto le sumamos que el programa que le sigue en números entre los más vistos del día es Rastro de mentiras, otra telenovela de origen brasileño, que responde también al género melodramático, pero con tratamiento moderno, además de la merma en rating de los productos nacionales que tienen como base la comedia o el policial, estamos en una situación que a los productores nacionales no puede resultarles indiferente. De hecho no es así.

Entre las ficciones que los canales líderes están preparando para el horario central hay tres cuyas historias tienen ingredientes muy marcados del género melodramático.

La primera es Entre caníbales, la telenovela que dirigirá Juan José Campanella para Telefé y protagonizarán Natalia Oreiro, Benjamín Vicuña y Joaquín Furriel. Tendrá en principio 120 episodios y se estrenará aproximadamente a fines de abril o principios de mayo en horario nocturno. La historia es la de una joven (Oreiro) que se muda del interior a una localidad de la provincia de Buenos Aires en la que domina una familia muy rica. Allí la muchacha es violada por unos jóvenes hijos de personajes poderosos y queda embarazada, producto de esa violación. Como no acepta criar a ese hijo, lo deja al cuidado de un cura que la ayuda. Veinte años más tarde, la mujer se vuelve a cruzar con ese pasado, con quienes la vejaron y con la posibilidad de vengarse y de recuperar a su hijo.

El otro programa que se está preparando es La Leona, una telenovela también de 120 episodios que produce para Telefé El Árbol, la empresa de generación de contenidos de Pablo Echarri y Martín Seefeld. Los autores son Pablo Lago y Susana Cardozo, fundadores de la sociedad autoral Migré (ver página 5). En el elenco estarán Echarri, con su mujer Nancy Dupláa, Juan Gil Navarro, Mónica Antonópulos, Ludovico Di Santo, Susú Pecoraro y Esther Goris. El estreno de este programa está previsto para principios de abril, cuando termine Viudas e hijos del rock & roll, en el horario de las 22.

Es la historia de una trabajadora textil, María (Dupláa), que es empleada desde hace veinte años en una fábrica, lugar en el que prácticamente creció dentro y ama. El dueño pretende quebrar la fábrica dejando a los empleados sin trabajo y el encargado de gestionar la quiebra es Franco (Echarri), un abogado dedicado a esos menesteres. El obstáculo que aparece es María, de quien se enamora, y hace que comience a cuestionarse su objetivo. Además del melodrama en este relato aparecen toques de los géneros de suspenso y policial.

El tercer programa que se está preparando es Esperanza Mía, el que tiene menos características de telenovela tradicional. Irá por El Trece en horario nocturno. Los protagonistas son Mariano Martínez y Lali Espósito. En el elenco estarán también Gabriela Toscano, Ana María Picchio, Carola Reyna, Rita Cortese, Federico D'Elía, Angela Torres y Tomás Fonzi. La historia es la de Julia (Espósito) una joven que vive con su madre adoptiva en un pueblo del interior. La madre está enferma por la contaminación de una fábrica que opera en el lugar y tiene pruebas que involucran a los dueños de la misma. La mujer empeora y muere, pero antes le da las pruebas a su hija y le pide que vaya a Buenos Aires a denunciar lo que pasa en el pueblo. Julia cumple el pedido de su madre y en el viaje conoce a un sacerdote (Martínez) con quien surge una atracción inmediata. En Buenos Aires, la misión de Julia se vuelve peligrosa y ella para ocultarse se refugia en una convento donde la madre superiora la hace pasar por novicia. Esta propuesta une el melodrama con ingredientes de comedia musical.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.