Televisión. El culto a la frivolidad