El desafío de ser un artista del futuro

Habló de capitalismo y del lugar de la mujer
Habló de capitalismo y del lugar de la mujer
Ana Lázaro Verde
(0)
20 de julio de 2014  

MADRID.- El artista Antony Hegarty, voz y alma de la banda Antony and the Johnsons, presentará en el teatro Real el espectáculo Swanlights, junto a Johanna Constantine. Dos años atrás hizo en ese escenario La vida y muerte de Marina Abramovic junto a la artista serbia y William Dafoe. Fue entonces cuando el director del coliseo, el recientemente fallecido Gerard Mortier, lo invitó a hacer su espectáculo en 2014.

Con sus casi dos metros de altura, el músico de origen británico, asentado en Nueva York desde los 19 años, habló de música y de su particular forma de ver el mundo, pero ni su voz pausada y templada, esa que se eleva en el escenario y emociona, logró suavizar las duras críticas que lanza contra el capitalismo y los "hombres poderosos que gobiernan el mundo". Como artista, siente la responsabilidad de abrir el mundo a la posibilidad de alcanzar un sistema de organización alternativo en el que se produzca una convivencia real con la naturaleza. "El infierno es la falta de diversidad y es hacia donde nos dirigimos -aseguró-. Las mujeres están intentando luchar contra un mundo gobernado por la testosterona. El sistema masculino que ha dirigido el mundo desde hace 30.000 años tiene que cambiar para evolucionar. Requiere una humildad por parte del hombre para reconocer el valor de la mujer, de su inteligencia", reivindicó desde su perspectiva trans (afirma haber nacido persona transgénero, ni hombre ni mujer) quien fuera amigo de Lou Reed a quien considera uno de sus padres musicales.

En cada lugar en el que actúa, Antony intenta transmitir algo. Para explicarlo, abrió una botella de agua, la virtió en una copa de cristal y tomó un sorbo. "Parece agua nueva, pero lleva en la tierra miles de años, viene de las nubes, ha formado parte de animales... Se trata de liberar esos sueños que te conectan con el mundo, de que construyan una sinfonía al beberla", dijo.

En uno de los templos de la ópera, cuando un periodista le preguntó con qué artista clásico se identifica, Antony puso cara de susto. "La ópera no es mi especialidad, estoy más centrado en la vanguardia, pero he escuchado mucho a María Callas. Y Stravinski es una inteligencia superior", concluyó.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.