El despliegue de la emoción

Nora Mazziotti
(0)
28 de febrero de 2015  

¿Qué es el melodrama sino el despliegue de la emoción? Un género que da rienda suelta a los sentimientos, al lenguaje del corazón, de la intuición. Y de un lado está el bien y enfrente el mal. El melodrama ha sido la gran impronta de la telenovela. La novela siempre contó una historia de amor. Un amor de opuestos, nada fácil de conseguir. Ella pobre, él rico. O viceversa. Diferencias de clase, de religión, de color. Un amor que tiene que vencer innumerables obstáculos. La pareja termina reunida después de encauzar un destino que parecía jugarles en contra. Pasan las décadas y los memoriosos recuerdan Rolando Rivas, taxista (1972) o Piel naranja (1975), de Alberto Migré, en las que la historia de amor tenía tanto peso que hacía soñar.

El melodrama es también la pregunta por la identidad. Robada, escamoteada. Siempre hay un personaje que emprende la búsqueda del verdadero ser. Una madre/padre que buscan al hijo o hija. Antes, un cofre, un lunar o una carta guardaban los datos del niño que había sido desaparecido. Que permitían, después de muchos vericuetos, que se haga justicia y la verdad fuera esclarecida. Hoy se usan también las pruebas de ADN. Las novelas de Andrea del Boca, Grecia Colmenares y Luisa Kuliok largamente abordaron estos temas.

¿Qué se pide para una novela? Que cuente una buena historia, que la pareja se saque chispas, que sean tiernos y se digan cosas lindas. Que hagan reír. Si la historia no conmueve, si no hace latir de emoción.. ¿para qué verla día tras día?

Profesora, investigadora, escritora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.