Opinión / Clásica. El día que nació el nocturno para piano