Teatro. El eje en dos buenos actores