"El exorcista" volvió al cine

El film de terror se verá con once minutos más y nuevo sonido
(0)
8 de marzo de 2001  

Cuando en 1973 se estrenó "El exorcista", el público de casi todo el mundo se halló frente a un film aterrador que ganó varios premios de la Academia de Hollywood, se entronizó en recaudaciones de taquilla y dio lugar a numerosas controversias.

El evangelista Billy Graham criticó la película y la alineó con el mal, en tanto que la Iglesia Católica alabó sus matices religiosos. Numerosas encuestas realizadas por diarios y revistas lo proclamaron como el film más espeluznante de todos los tiempos. El choque entre el bien y el mal jamás había sido tan emotivo ni gráfico como el descripto en "El exorcista", y la que en principio fue una novela escrita por William Peter Blatty inspirada en un hecho verídico ocurrido en Washington, la historia quedó firmemente grabada en la psiquis del mundo.

A partir de hoy, y presentada por Warner Brothers, "El exorcista" vuelve a las pantallas argentinas. Esta nueva versión contiene once minutos de metraje adicional no usado originalmente, y sonido completamente rediseñado. El film es un raro ejemplo de una poderosa novela convertida en película. La colaboración entre el escritor William Peter Blatty y el director William Friedkin, que comenzó bastante antes de que se rodara la primera escena de la película, continuó hasta hoy en esta nueva adaptación.

"Esta es la versión en la que Blatty siempre creyó -explicó Friedkin en un reciente reportaje- y me ha tomado 26 años para comprender por qué y finalmente estar de acuerdo con él. El montaje restaurado no sólo profundiza los fundamentos espirituales de la narración, sino que le añade algunos momentos de verdadero terror".

Aquella terrorífica trama

La novela original fue inspirada por el exorcismo realizado en 1949 en Maryland a un joven de 14 años. Blatty había leído acerca del caso cuando asistía a la Georgetown University y el episodio permaneció dormido en su imaginación hasta que hizo la investigación y escribió el libro, publicado en 1971.

El relato de "El exorcista" se desarrolla en una mansión moderna en la que una niña es víctima de horribles pesadillas y visiones de espanto. Su madre consulta a eminentes doctores, pero cuando nada de la ciencia calma su preocupación llama a un sacerdote. Pero aun él duda de que el espíritu maligno haya entrado en esa casa y en el cuerpo de la niña. Y ante su inicial descreimiento, el mal cobra mayor poder. Hay sólo una causa y sólo una esperanza de curación: el exorcismo.

Desde el estreno de "El exorcista" el cine norteamericano avanzó a pasos agigantados en lo técnico y, además, la temática del film se repitió casi hasta el cansancio. Pero "El exorcista", rodada con efectos visuales a estas alturas ya muy obsoletos, sigue prendida en la memoria de los espectadores.

Esta versión restaurada y ya completa interesa del mismo modo que en el momento de su estreno. Y, además, llama a la curiosidad de las nuevas generaciones que verán en ella una muestra fílmica que sirvió de ejemplo a posteriores producciones que giraron en torno de idéntica o parecida temática.

William Friedkin, director de "El exorcista", nació en Chicago (Illinois) en 1939. Ingresó en la cadena televisiva NBC en 1957, donde se dedicó al género documental y posteriormente realizó numerosos films en 16 milímetros, siendo premiado en el Festival de San Francisco en 1962 por uno de ellos: "The People v. Paul Krump". En 1967 pasó al largometraje con algunos títulos olvidables, y su fama no llegó hasta 1971, con "Contra el imperio de la droga", una historia policial de enorme potencia dramática.

Dos años después, "El exorcista" lo confirmaría en la estimación del gran público. Este film sirvió, además, para lanzar al estrellato a Linda Blair, que a partir de su papel de niña perseguida por tormentos y pesadillas en ese relato fue utilizada para repetir, sin demasiado éxito, personajes de similares características.

El reparto de "El exorcista" se completa, en los rubros principales, con Ellen Burstyn, ganadora de un Oscar por "Alicia ya no vive aquí"; Max von Sydow, el actor sueco preferido por Ingmar Bergman; Lee J. Cobb, fallecido en 1976 y que cubrió cuarenta años de exitosa carrera teatral y cinematográfica, y Jason Miller, escritor teatral de éxito que por "El exorcista" obtuvo un Oscar como mejor actor.

Con todos estos antecedentes, "El exorcista" vuelve a las pantalla argentinas. Para satisfacción de los apasionados por el género del terror y para los que, por razones generacionales, no la pudieron apreciar en el momento de su estreno.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.