El flautista mágico que atravesó las paredes hasta llegar a Mozart