El humor de siempre, pero poco profundo