Ecos de un concierto benéfico. El jazz se solidariza con escuelas rurales