Afectos. El luto de la muerte anunciada