El otro folklore llega desde Córdoba

Famoso en el interior del país, el dúo Coplanacu ahora apuesta a la Capital
Famoso en el interior del país, el dúo Coplanacu ahora apuesta a la Capital
Mauro Apicella
(0)
27 de junio de 1999  

Estos músicos nada tienen que ver con la moda del folklore romántico, pero tocan por todo el norte argentino, y en Córdoba poseen una gran tribu de seguidores. En sus conciertos nunca reúnen a menos de 2000 personas y, desde hace tres años, la peña que montan en el Festival de Cosquín es una de las más convocantes.

Mientras terminan de grabar en Buenos Aires su cuarta producción discográfica, prueban suerte a orillas del Río de la Plata; anteanoche tocaron por primera vez en La Trastienda y pasado mañana actuarán en el auditorio de Radio Nacional. Pero ¿quiénes son los Coplanacu?

"Los dos somos de Santiago del Estero, pero vivimos en Córdoba desde principios de los años ochenta. Creo que Santiago se caracteriza por su éxodo, y nosotros somos parte de eso." Así comienza la historia que relata Roberto Cantos (voz y guitarra), que comparte el Dúo Coplanacu, desde hace 14 años, con Julio Paz (voz y bombo).

En los orígenes

"En la década del ochenta lo que más se curtía en Córdoba eran las peñas chicas donde se iba a guitarrear. En una de ésas nos conocimos, y espontáneamente surgió la idea de juntarnos a cantar", recuerda el músico. El primer recital que dieron fue el 5 de mayo de 1985, en un pequeño local por donde alguna vez pasaron figuras de la talla de Cuchi Leguizamón, Jaime Dávalos y Armando Tejada Gómez.

"Poco a poco nos incorporamos al ámbito musical de Córdoba -continúa Cantos-, tocamos mucho en Catamarca y en Santiago, y luego en el resto de las provincias del Norte." En 1991 editaron un cassette para sintetizar la experiencia del primer lustro. Ese mismo año ingresó la violinista Andrea Leguizamón, que desde entonces los acompaña como música estable.

Peñas en movimiento

También fue de a poco como los "Copla" se transformaron en uno de los principales referentes de un movimiento, con artistas y público del ambiente universitario, surgido en las peñas cordobesas. Julio Paz toma la posta que deja su compañero y admite que ellos aparecen dentro de esta movida, pero no se sienten responsables. "Hay otros nombres importantes, como Bicho Díaz e Ica Novo. Y se produce cuando aparecen talleres de danza, con formas menos rígidas, que le abren las puertas a un montón de chicos."

Cantos retoma el relato y cuenta: "Esos mismos changos vuelven a sus casas y contagian el fervor. Por eso la participación no se da únicamente en el ámbito estudiantil". Con esta frase el músico también intenta disipar la idea de que la propuesta del grupo sólo es para el público joven. "Nuestro objetivo es cantar para la mayor cantidad y variedad de gente", sentencia. Pero al mismo tiempo, ambos admiten que, como algunos grupos de rock, tienen una llamativa tribu de fieles seguidores.

Paz prefiere llamarlos "cómplices": "Se siente la comunicación y la pertenencia -dice-. Con el tiempo fuimos comprobando que todos los recitales son distintos, tienen luz propia y momentos irrepetibles. No es por nuestra propuesta musical, sino por lo que se genera con el público. La copla nace de la gente; el músico la descifra, la adorna y la ofrece; el publicó la recibe, la transforma en otras cosas y, otra vez, la devuelve".

Los santiagueños se sumaron a las filas de la discográfica DBN, que distribuyó sus trabajos anteriores y comenzó a grabar uno nuevo, aún sin título, que llegará a las bateas la primera semana de agosto. "Será un ramillete de canciones -bromea Paz-. En realidad, hemos elegido unos quince temas (donde participan varios invitados, entre ellos Mercedes Sosa y Sixto Palavecino) y tendrán mucho que ver con lo que hacemos en vivo,"

En Cosquín

El dúo Coplanacu montó una peña propia en el Festival de Cosquín en 1997. Desde entonces se transformó en una de las de mayor convocatoria del festival folklórico que se realiza en la localidad cordobesa. En la peña, los Copla hicieron bailar en los últimos tres años a su público mayoritariamente joven con su repertorio acústico de zambas, chacareras y escondidos.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.