El animado príncipe de Spielberg. El paradigma de la globalización