El problema pendiente: los subsidios