El rock pelea por Twitter