El Roma vuela muy alto

Cinco títulos líricos, uno en forma de concierto y dos ballets
(0)
22 de diciembre de 2001  

Al presentar la planificación artística de la próxima temporada en el Teatro Roma de Avellaneda, Federico Guerrero -a cargo de la dirección general y artística de la sala- destacó algunos temas sumamente significativos para dar cuenta de la importancia que le otorga el gobierno municipal a la actividad musical como elemento de desarrollo cultural.

"En momentos difíciles para el país -dijo Guerrero-, el Teatro Roma respalda la actividad artística en la Argentina, promoviendo la labor y el desarrollo de artistas, estimulando su difusión entre los más diversos públicos."

La sorpresa para los amantes de la ópera está provocada por la selección de obras, la mayoría de ellas complejas para su representación, con necesidad de voces poderosas, incluyendo algunas netamente dramáticas, que no abundan en nuestro medio.

La nueva temporada estará dedicada a cuatro producciones de óperas del gran repertorio, pero que no se representan en nuestro país desde hace muchos años, a una ópera nacional en forma de concierto, a dos presentaciones de la Orquesta Sinfónica Municipal de Avellaneda con solistas y a dos espectáculos de ballet.

Apertura francesa

En abril se realizará la inauguración de la temporada con "Thaïs", de Jules Massenet, sobre libreto de Louis Gallet, basado en la obra de Anatole France, con la propuesta de una historia de la cortesana Thaïs que seduce a los hombres con el culto del pecado en la época del nacimiento de la cristiandad, en Alejandría y en el desierto de Tebaida, en Egipto.

Se trata de un espectáculo en siete cuadros, donde no falta una importante presencia de la masa coral, figurantes y bailarines.

Se recuerda que "Thaïs" tuvo una excepcional protagonista en la célebre soprano Ninon Vallin, quien la cantó en Buenos Aires en tres temporadas (1918, 1923 y 1925). Se representó por última vez en 1952, en el Teatro Colón, con la soprano argentina Delia Rigal en el personaje protagónico, junto al uruguayo Víctor Damiani en el rol de Athanael y el tenor Nino Falsetti, como Nicias.

La dirección musical estará a cargo de Mario De Rose, que ha de requerir una enorme cantidad de ensayos de orquesta y de conjuntos para lograr la grandeza, delicadeza y estilo de la obra, así como un conjunto de solistas instrumentales que puedan ofrecer con calidad la famosa melodía de la "Meditación". Esta se hizo popular por su versión para violín y orquesta. La puesta será de Daniel Suárez Marzal, que por su ingenio para resolver el montaje de "Ernani", de Verdi, tiene un crédito abierto en este nuevo desafío. El elenco estará encabezado por la soprano Graciela Oddone, como protagonista, y el barítono Luciano Garay, encarnando al monje Athanael.

Verismo y romanticismo

El segundo título, en junio, será "L´amico Fritz", de Pietro Mascagni, obra delicada de ambiente bucólico que se representó tan sólo en dos temporadas del Teatro Colón, la última vez en 1955, con dos figuras estelares de la lírica nacional: Nilda Hoffmann y Helena Arizmendi, alternando con el tenor italiano Alvino Misciano y con dirección musical de Franco Ghione.

Esta esperada novedad para la actual generación de melómanos contará con la dirección de Carlos Vieu. La régie aún está por confirmar. En el elenco, la pareja central estará integrada por el tenor Gerardo Marandino y la soprano Eliana Bayón.

En septiembre se vivirá un acontecimiento sorprendente, que despierta expectativa por tratarse de Richard Wagner y de su monumental "Tännhauser y el concurso poético de cantores del Wartburg", con la dirección musical de Mario De Rose y una puesta cuyo responsable todavía falta confirmar.

Para tamaña empresa se ha comprometido al tenor Fernando Chalabe, a la soprano Patricia Gutiérrez (Elizabeth) y a Nora Balanda (Venus), quedando aún pendiente la elección del barítono para encarnar al caballero Wólfram von Eschenbach, que debe entonar la famosa aria "O du men Holder Aberstern..." (Oh tú, dulce estrella de la noche).

En noviembre el cierre será a toda potencia vocal y orquestal, porque se ofrecerá "L´amore dei tre re", de Italo Montemezzi, con libreto de Sem Benelli, ópera trágica en tres actos cuyo estreno tuvo lugar en La Scala de Milan en 1913 y que fue representada en el Teatro Colón en cinco oportunidades. La última vez fue en 1955, con el notable bajo Nicola Rossi-Lemeni, junto a Delia Rigal como Fiora, Víctor Damiani en el personaje de Manfredo y el tenor Marcos Cubas, como Avito. La dirección fue de Héctor Panizza.

La novedad para la actual generación contará nuevamente con la concertación general de Mario De Rose y un cuadro de cantantes con el bajo uruguayo Ariel Cazez, la soprano Marcela Puturlann, el tenor Gerardo Marandino y el barítono Federico Sanguinetti, en los personajes centrales.

"L´amore dei tre re" significa entrar en contacto con Montemezzi, un autor italiano posterior a Puccini (murió en 1952), de lenguaje tonal y exuberante, influido por el sinfonismo wagneriano, que introduce en su estilo italiano para crear una atmósfera sonora novedosa e impactante. Con ello confirma que es un error creer que el género lírico puede haber muerto con la Primera Guerra Mundial.

Título nacional

En diciembre culminará la temporada del Teatro Roma con la ópera "Siripo", de Felipe Boero, en forma de concierto, con la batuta de Carlos Calleja y un elenco aún no anunciado.

Se trata de una de las muchas óperas nacionales estrenadas, pero nunca más repetidas, seguramente por esa costumbre de ofrecer títulos en primera audición de autores contemporáneos, cuando nada impediría hacer las dos cosas al unísono o en forma alternada.

"Siripo" se estrenó en el Teatro Colón en 1937, con la dirección de Tullio Serafín y un elenco local con Marcelo Erízar, Pedro Mirasol, Isabel Marengo, Sara César y Felipe Ramito en los personajes principales.

También se ha programado un concierto sinfónico bajo la denominación Noche latinoamericana, dirigido por Andrea Mejalas, que además se desempeña como coordinadora de maestros internos del Roma.

Se anunció también que durante los meses de mayo y agosto se ofrecerán dos programas de ballet con varias funciones y entradas a precios accesibles, como es habitual.

Resulta muy positivo que el Teatro Roma apunte alto con la selección de títulos y se empeñe en mantener una fuente de trabajo irreemplazable para los artistas locales. Asimismo, sería bueno que nada impida la realización del proyecto. Esto incluye, claro está, que los contratados puedan cobrar por su trabajo en tiempo y forma.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.