El Teatro Colón, en su hora clave

Todo hace suponer que el cineasta Sergio Renán asumirá el cargo vacante
Todo hace suponer que el cineasta Sergio Renán asumirá el cargo vacante
(0)
22 de agosto de 2000  

Ayer por la mañana el maestro Mario Perusso, director artístico del Teatro Colón, hizo pública su renuncia indeclinable al cargo. El domingo por la noche, dirigió el ensayo general de la ópera "Francesca da Rimini", de Riccardo Zandonai, que subirá a escena esta noche con su conducción orquestal, así como las sucesivas funciones.

La dimisión, está dirigida a Javier Grossman, subsecretario de Acción Cultural del Gobierno de la Ciudad y, en su conciso texto, aclara: "Invoco razones muy particulares que sólo aquellos que pueden tener conocimiento del complejo funcionamiento de un teatro lírico de tal magnitud pueden comprender". Concluye con el agradecimiento a sus colaboradores y a todo el personal del teatro.

Seguramente, la renuncia de Perusso hará que las nuevas autoridades de Cultura apuren la designación para los cargos de director general y artístico del primer coliseo.

El candidato de Jorge Telerman, el nuevo secretario de Cultura porteño, para ocupar el cargo de dirección artística, es Sergio Renán. El cineasta ya ocupó ese cargo pero exige a las nuevas autoridades aliancistas un contrato por cinco años para que la conducción de la conflictiva sala no dependa de los vaivenes políticos.

Pero la inquietud de Renán, que posee el visto bueno de la gente de Aníbal Ibarra, encuentra trabas burocráticas, ya que el Gobierno de la Ciudad no está habilitado para hacer contratos durante un lapso tan prolongado. De todos modos, las tratativas continúan.

Por otra parte, también queda por designar la persona que se hará cargo de la dirección general, que actualmente ocupa Juan Carlos Montero, designado en reemplazo de Luis Ovsejevich. Según diversas fuentes, las fichas para ocupar ese cargo están puestas en Liliana Barela, una funcionaria de carrera que ocupó el cargo de Acción Cultural de la comuna porteña y que durante su gestión se convirtió en todo un referente. Pero Barela se pasó a la Secretaría de Cultura de la Nación, por lo cual el intento quedó en punto muerto. Parece ser que la dupla Barela-Renán justamente no convencía a la ex funcionaria de la comuna porteña.

En la mira también figura José Miguel Onaindia, director del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. El cineasta es un habitué del primer coliseo y se confía en su capacidad como administrador. Pero todavía no hay nada confirmado.

De todos modos, el peronista Jorge Telerman insiste en parar la pelota y tomarse su tiempo para destrabar los conflictos de vieja data por los que atraviesa el Colón. Y como sabe que la sala requiere de soluciones estructurales, se cuidó de excluirla del plan general para los teatros oficiales que dará a conocer en los próximos días.

Palabra de Telerman

"Es que el grado de complejidad que posee el Colón requiere de una energía específica, una atención responsable, seria y permanente para resolver su mecanismo de producción. Tenemos que hacer el mejor Teatro Colón del mundo, que hoy no tenemos, porque se ha quedado atrás técnicamente, por problemas presupuestarios e infinidad de inconvenientes. Tenemos que encontrarle una solución permanente para aquellos que trabajan en las áreas técnicas, administrativas y artísticas. Tenemos que abrir una etapa en la cual la única preocupación de todos nosotros sea la intensidad de los aplausos después de una función", aseguró Telerman en diálogo con La Nación . Por ese motivo, Telerman y su equipo intentan frenar la presión del público que se ejerce sobre la sala "porque no queremos encontrar soluciones parciales. Eso es algo que no lo merece el Colón ni quienes sostienen con sus impuestos el primer coliseo", agregó.

Con la renuncia de Mario Perusso, quien ya se desempeñaba como director artístico en la administración anterior del Colón, la sala atraviesa por una fuerte período de impasse.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.