El teatro quiere vivir su fiesta en una carpa