El trabajo, fuente de su existencia

(0)
28 de agosto de 2000  

Nacido en Villemomble, el padre de Roland Petit era dueño de un restaurante y su madre, italiana, tenía un comercio de artículos de ballet. Petit fue étoile de la Opera de París, donde estudió, hizo importantes papeles y montó su primera obra, "Forains". En 1944 fundó su propia compañía, Les Ballets des Champs Elysées, que revolucionó el ámbito de la danza con un estilo en el que se sumaron la alta técnica clásica y renovadoras ideas teatrales: una de sus solistas fue Leslie Caron. A los 17 años, Gene Kelly la descubrió bailando en ese elenco y la llevó a Hollywood. Más tarde, Petit hizo en la meca del cine cuatro coreografías para los films "Hans Christian Andersen", "Papaíto piernas largas", "La zapatilla de cristal" y "Anything goes". En 1948 fundó Les Ballets de Paris y realiza una de sus más famosas obras, "Carmen", que representa con la que sería su esposa, Zizi Jeanmaire. Esta fue la primera bailarina formada en clásico que actuó en music-hall, siempre con creaciones de su marido. Ambos regentaron el Casino de París, donde se exhibían esplendorosos números de revista.

Roland Petit hizo coreografías para los más grandes teatros mundiales: entre más de cien, son memorables "La devoradora de diamantes", "Demoiselles de la nuit", que hizo para Margot Fonteyn;"Paradise lost", "Notre Dame de Paris";"Turangalila", "La Chambre", "Cyrano de Bergerac", "Pélleas et Mélisande", "Le Loup", "La rose malade", "Charlo", "El fantasma de la Opera", "L´Arlésienne". Con él colaboraron Jean Cocteau, autor del guión de "El joven y la muerte", Max Ernst, Bernard Buffet y diseñadores como Christian Dior e Yves Saint Laurent. En 1972 asumió la dirección del Ballet de Marsella, donde estuvo hasta hace dos años. Allí formó una escuela. Su producción incluye los tradicionales "Cascanueces" y "Coppelia".

Reside en Ginebra y continúa haciendo obras en una incesante actividad: para Japón en estos momentos está haciendo una inspirado en Duke Ellington; otra, para la Opera de París, y el show que Zizi Jeanmaire estrenará en Lyon los primeros días del mes próximo, que incluye danzas y canciones que la hicieron célebre. Dice no extrañar su país en la tranquilidad de Suiza, aunque diariamente hace ejercicios y acostumbra, como hizo toda su vida, a leer, escuchar música y plasmar nuevas ideas que desea concretar en el futuro.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.