El único campeón es el tango

Marina Gambier
(0)
31 de agosto de 2011  • 00:19

¡Qué noche, la de anteanoche! En Facebook arde la comunidad milonguera después de que el locutor Fernando Bravo tomó el micrófono para anunciar lo que nadie esperaba de este Mundial de Tango 2011. Estaba el Luna Park semilleno, entre turistas discretos y locales entusiastas que no paraban de vivar a sus parejas preferidas. Los 40 finalistas, de los cuales 18 eran argentinos, ya habían bailado su ronda en el escenario cuando empezó a romperse el suspenso y los presentes supimos, en orden ascendente, quienes se alzaban con los primeros cinco puestos. Así fue como los desprevenidos fuimos perdiendo la sonrisa: el quinto, cuarto y tercer lugar fueron, sucesivamente, para una pareja de Japón, Italia y Estados Unidos... Y duros quedamos cuando el locutor comunicó que se había dado un insólito empate técnico entre los dos primeros puestos, que encima eran para los participantes de Venezuela y Colombia.

Nunca había sucedido cosa semejante. El desempate tuvo la intensidad de un Boca-River, pero la sensación final fue que, a juzgar por el criterio del jurado, ningún argentino estuvo a la altura de la categoría más importante de este campeonato, la categoría Tango Salón, que es el estilo (junto con el "milonguero") que los parroquianos bailamos con pasión, frecuencia y cierta destreza en las milongas vernáculas. ¿Cómo es posible que ninguno haya ganado nada?, se preguntan los más indignados. Y… no.

Por supuesto que los colombianos merecían el premio mayor, pero eso no significa que el nivel de baile local haya decaído ni que estemos perdiendo el trono. Lo que duele un poquito, creo yo, es ver que dos extranjeros llevarán por el mundo "nuestra" bandera porque, pese a ser patrimonio de la humanidad, los argentinos todavía nos sentimos con derecho a mantener la patria potestad sobre esta preciosa criatura que está dejando grandes dividendos para sus actores, directos e indirectos. Como dice un amigo, tal vez se trate de un sentimiento un poco infantil, algo así como un "te lo presto, pero no me lo rompas". Y está bien, porque a fin de cuentas se trata de subjetividades. Por eso, anteanoche no hubo ganadores ni derrotados. Campeón, según el diccionario de la Real Academia Española, es "aquel que defiende esforzadamente una causa o doctrina", es decir que gracias a los participantes de todos estos campeonatos, el único que siempre saldrá ganando será el tango.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.