Teatro. El yin y el yang, en confrontación