Ellos cumplen

Por Luis Ini
(0)
26 de abril de 2004  

  • Hoy festeja Carlos Bianchi (55), director técnico: "¿Usted cree que puede haber algún hincha de Boca que está descontento?", le preguntaron. "Seguro que sí, porque nadie es capaz de lograr la unanimidad. A partir de ese pensamiento, tengo que estar convencido de que puedo llegar a ser criticado incluso hoy, después que Boca ganó su segunda Copa del Mundo en cuatro años. El ser humano es difícil, es el bicho más raro que hay en la Tierra."
  • Imanol Arias (48), actor español. "Me gustan los personajes que he conocido o intuido, y que enganchan al espectador", explicó. Lo que poco se sabe es que tiene una empresa dedicada a fabricar robots para limpiar los conductos de aire acondicionado.
  • El jueves 29, Jerry Seinfeld (50), actor y guionista norteamericano. Aseguró que desde que nació su hija, Sascha, hace tres años y medio, cambió su forma de ver la vida y de encarar la comedia. "No sabía que había un tipo de risa que era mejor que todas las que había oído antes. Pero la hay. Cuando esa nena se ríe es mejor que la risa de tres mil personas", dijo.
  • Uma Thurman (34), actriz estadounidense. "La desesperación es el perfume del actor joven. Es muy satisfactorio haberse desprendido de eso. Si te mantienes oliéndolo, te puede volver loco. En este negocio, muchas personas se vuelven locas o excéntricas, incluso llegan a morir. No es mi plan", refirió.
  • El sábado 1° de mayo, Glenn Ford (88), actor norteamericano, aunque nacido en Canadá. Ha dicho: "Cuando estoy frente a la cámara, tengo que hacer las cosas bastante mejor de lo que las hago en la vida cotidiana. Eso da al público algo verdadero con qué identificarse".
  • Sarah Bianchi (82), titiritera. "El límite del títere es el actor. Si una obra es exactamente igual hecha por títeres y por actores, seguro que gana el actor. Porque el muñeco imitando, queriendo hacer lo que el actor, pierde. Al monólogo de Hamlet, por ejemplo, lo he visto muchas veces hecho por títeres maravillosos, ingleses, alemanes... Pero al final uno dice: entre el Hamlet de Jean Louis Barrault y el títere, ¿quién transmite más? Siempre el de Barrault, porque el títere está imitando. Pero el títere no es una imitación: es un ser propio", explicó.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.