Embajada musical de la Europa latina

El ciclo Allegretto se ampliará en 2001
(0)
29 de octubre de 2000  

La música clásica se ha revelado como uno de los más activos e interesantes vehículos para que la cultura italiana esté más cerca que nunca de la Argentina.

Desde 1999, a instancias del Comité Nacional de Música Italiano (Cidim), se creó el proyecto Latina, que en Buenos Aires tomó forma como el ciclo de conciertos Allegretto. Sus funciones con entrada libre y gratuita les permitieron a los porteños disfrutar de la mejor música clásica interpretada por jóvenes intérpretes peninsulares.

El proyecto resultó ser un exitoso pionero del acercamiento de Italia a la Argentina, con la intención de recuperar los lazos perdidos con la numerosa comunidad de ese origen que vive aquí. La edición de los diarios Corriere della sera y La Repubblica se sumaron al puntapié inicial de la música que, por lo que aseguran sus promotores, seguirá creciendo.

En su segunda temporada, además de los conciertos del mediodía en el Teatro Coliseo, que se llenan de chicos de escuelas primarias y secundarias de Buenos Aires, gracias a un acuerdo con la Secretaría de Educación porteña, se sumaron las funciones nocturnas, que tuvieron igual suceso.

De paso por Buenos Aires, el presidente del Cidim, Francesco Agnello, confirmó -en diálogo con La Nación , que el proyecto Latina no es flor de un día: "Los resultados de esta propuesta se podrán ver y analizar dentro de cuatro o cinco años", sostiene Agnello.

Según el director del Cidim, el objetivo es que después de ese lapso de intercambio cada vez más amplio "se generará un movimiento mucho más intenso que antes".

Según explica Agnello, para la próxima temporada ya se confirmó que, además de músicos italianos, se sumarán al ciclo Allegretto, artistas españoles y franceses. "Estamos trabajando con el concepto de generar un circuito que incluya a la Europa latina, por eso convocamos a la gente de Francia e Italia, con quienes también haremos una experiencia similar a la que estamos haciendo en América del Sur en los países de los Balcanes. Creemos que es el mejor modo de afirmar la cultura latina para que pueda hacer frente a los aspectos que considero peligrosos de la norteamericana." Agnello se opone a la primacía de lo económico en cuanto a difusión cultural: "Los intereses privados no siempre coinciden con los de la comunidad, por eso creo en la importancia del aporte del Estado para la actividad cultural", sostiene.

Para que el puente funcione como ida y vuelta, ya viajó a Italia, más exactamente a la célebre Accademia Chigiana de Siena, el pianista Marcos Puente Olivera y al encuentro de los artistas que vendrán en 2001 fue invitado a participar el quinteto del bandoneonista Pablo Mainetti. Con respecto a las visitas europeas, se destaca el debut del conjunto barroco Il Giardino Armonico, el cuarteto Casals, de España, y la Camerata Musical de Prato, entre otros.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.