Clásica. Entre el nervio italiano y la solemnidad