Ernestina Pais: "A Vernaci le hubiera encantado tener la carrera que yo tengo"

Ernestina Pais, en el control de América TV
Ernestina Pais, en el control de América TV Crédito: Matías Aimar
Antes de su regreso a la TV, la conductora habló con LA NACION y no dejó ningún tema por responder: su año sabático, las opiniones de Pamela David y su enfrentamiento con la conductora de Rock and Pop
Silvina Ajmat
(0)
1 de marzo de 2013  • 17:01

A su paso todo parece vertiginoso. Saluda aquí, allá y más allá. Se detiene y recuerda que no lleva la cartera. "Dame, no soy una diva que necesita que le lleven las cosas", le dice a una productora entre risas. La realidad es que si no se lo llevaban, el maxibolso negro quedaba en el bar donde unos instantes antes había estado tomando un café frugal con un periodista. Los agentes de seguridad de América la saludan y le hacen bromas. "Qué lindo volver a casa", suelta Ernestina Pais , antes de subir a los camarines para producirse para una nota. Está promocionando su regreso a la pantalla chica como conductora de la nueva temporada de Desayuno Americano, que se emitirá desde este lunes, todas las mañanas. Está feliz…y brotada. "Suelo conectarme con el trabajo de una manera no tan conciente. Me hago la boluda, hago como si nada, como si hacer un programa en vivo no fuera estresante. Y por algún lado me salen los nervios", explica mientras señala sus hombros cubiertos de un leve sarpullido.

Durante el 2012, Ernestina decidió alejarse por un año de los medios. Tras concluir con la última temporada al frente de CQC (ocupando el mítico sillón de Mario Pergolini), se dedicó a pleno a su familia y a su hogar. Ahora, regresa a ocupar el lugar que dejó en Desayuno Americano Pamela David tras dar a luz a su bebe. Aunque esta mañana Pamela se mostró disconforme con el cambio (en el programa de Angel de Brito dijo que Ernestina sólo estará al frente del ciclo "por un ratito"), Ernestina aseguró que cuenta con un contrato de "dos años". "Yo le dije en chiste que yo me la banco solo por dos años. Creo que ella habló medio en chiste, entre nosotras está todo bien. Yo no sé si ella va a querer volver, sólo sé que mi contrato es por dos años", aclaró.

A ella [por Vernacci] le hubiera encantado tener la carrera que yo tengo. Es una mala persona. Tiene una obsesión.

En diálogo con LA NACION, también hizo su descargo tras los dichos de Elizabeth Vernaci en su programa de radio (aseguró que "Ernestina es mala gente"): "A ella le hubiera encantado tener la carrera que yo tengo. Es una mala persona. Tiene una obsesión. Ahora voy a empezar a contestarle. Cuando Jorge [Guinzburg] empezó conmigo en Mañanas informales, estaba también en la radio a la noche. La llamó a ella porque yo no podía, y después la rajó para que yo también lo acompañe en la radio. El tenía sus razones, y ella nunca lo aceptó. A ella no la veo ni comparto nada desde hace nueve años. Sin embargo, sigue hablando de mí, y habla por invento no por nada que sepa mío. Es como una señora gorda que está en su casa leyendo revistas. Eso es lo que hace en la radio. Mientras ella sigue en la misma situación, yo no paro de crecer. Básicamente, eso genera que ese odio se acreciente. Cuando uno es un sorete, tenés mala fama y no te llaman para nada. Realmente está mal, fuera del eje".

Mientras los dichos de Vernaci en comunicación telefónica con Bien de verano ("Ernestina me cae como el orto", lanzó) generaban polémica en Twitter, Ernestina tomó la determinación de responderle: "Me cansé, y voy a salir a contestarle todos los días. Con esto queda al descubierto que está tan loca que está derrapando. Que vaya a un buen psiquiatra que la revise", disparó.

Año sabático y un regreso con gran expectativa

Video

¿Tuviste miedo que te cueste volver después de un año "parada"?

No…Siempre creo lo bueno. No por ser una optimista tonta sino porque suelo hacer todo para que eso pase. Tengo 15 años de carrera donde hice cada escaloncito. Desde salir a la calle de notera teniendo tres minutos por programa, que era lo que duraba lo que salía en La Biblia y el calefón. Si yo hice eso, hasta sentarme en el escritorio más deseado, el de Caiga, que era un privilegio, con todo lo que implicaba… Pensé que algo debía haber hecho bien, y que eso debía sumar para que vuelvan a llamarme. Y hoy estoy acá sentada.

¿Por qué aceptaste tomar este proyecto?

Si me hubieran preguntado qué me hubiera gustado que me ofrezcan, después de Mañanas informales que fue un programón, después de CQC ... Hubiera querido volver a eso que me representa más, que es esto de la actualidad desde un lugar desacartonado. Para mí, hoy se opina demasiado y desde lugares poco flexibles. Lo bueno que te da un programa como este es que vos podés mostrarle al televidente muchas cosas y después que elija. Yo no te voy a decir qué pensar.

Ahora también vas a tener que comentar los chimentos…

Yo era muy prejuiciosa. Cuando empecé, creía que había temas menores, y no hay temas menores, eso lo aprendí con el tiempo. Yo puedo hablar de Fort toda la semana , lo que cambia es desde dónde hablás. Desde cómo llegó a tener hijos, desde la automedicación, o desde la cosa más mediática de que le hace los claritos a Marta.

Ernestina Pais vuelve a la televisión con Desayuno Americano
Ernestina Pais vuelve a la televisión con Desayuno Americano Crédito: Matías Aimar

¿Cómo tratarías en el programa los casos de difusión de videos hot de los famosos?

Son muy diferentes los casos. A veces los que dicen que más les molesta son los que más usan eso para seguir donde están. Si la persona lo pone en todos lados, arranca su programa hablando de eso, en un mismo día llora y se ríe de eso, yo voy a hacer lo mismo, no le voy a tener respeto. Si la persona no habla de eso seguramente me voy a subir a eso. No voy a invadir algo que la gente no quiere que invada.

¿Cómo evaluás a la distancia las críticas que recibiste haciendo CQC?

Cuando hablo de críticas hablo de críticas buenas y malas. Al día siguiente del primer aire las críticas fueron excelentes. No me molestan las críticas malas si son desde un lugar responsable. Me molesta la agresión. Hay un caso paradigmático en mi vida que es una persona que tiene una obsesión [N. de la R.: se refiere a los dichos de Elizabeth Vernaci]. Pero siempre me han tratado muy bien.

Yo no te voy a decir qué pensar, te voy a mostrar todo lo que hay para que vos saques tus conclusiones

Hay muchas más posibilidades de recibir críticas y agravios ahora a través de las redes sociales. ¿Es por eso que no tenés cuenta en Twitter?

Yo no tenía ni Facebook ni Twitter. Primero, porque además lo tenía a [Osvaldo] Bazán al lado mío todo el tiempo tuiteando y dije, lo odio. Entré a Facebook y vi que había 15 Ernestina Pais y me dio bronca, entonces decidí no tener. Pero el año pasado , como no tenía aire, en algún lado tenía que descargar, así que abrí mi Facebook. Twitter no porque soy una cabrona, y no soy muy publicable. Voy a pedirle a Rocío Marengo que maneje mi Twitter y ahí me quedo tranquila [risas]. Por otro lado, no le quiero quitar tiempo a mi vida real por la virtual.

Ernestina Pais, en el control de América TV
Ernestina Pais, en el control de América TV Crédito: Matías Aimar

Los pases de personalidades de un canal de televisión a otro están ahora en el ojo de la polémica, sobre todo a partir del cambio de Marcelo Tinelli [se iría de El Trece aunque no se definió aún a qué canal], y los intereses políticos son observados por la opinión pública con mucha atención. ¿Qué opinás de esta situación?

Los medios fueron una herramienta política siempre, solo que ahora se puso blanco sobre negro y eso es mérito de una ley de medios que empieza a correr determinados intereses… Esa pelea que empieza por intereses puramente económicos lo que hizo fue desasnarnos a todos los que no están en medios, a toda la gente, de quiénes eran los dueños de los medios. La política siempre utilizó a los medios, solo que de manera encubierta. Los medios siempre presionaron desde sus tapas. Solo que ahora se sabe. Lo que no tendría que pasar es que la tele reemplace a la educación. A mí no me importaría, como integrante de esta sociedad, que Tinelli se pase de un lado a otro si yo supiera que hay un pueblo que tiene a su alcance la educación suficiente como para después poder elegir al que quiere sin la influencia televisiva y superficial de Tinelli. Si yo tuviera un pueblo educado, feliz, que pudiera discernir entre lo que dice una persona en la tele porque tiene intereses, y lo que hay que votar. A mí lo que me asusta es que un tipo se pasa porque la plata le conviene. No hablamos de ideología, eso es lo que me asusta. Estamos hablando de plata.

Y vos, cuando te pasás de un canal a otro, ¿te sentís presionada ideológicamente?

No, porque, en general, mi manera de manejarme para poder ser una persona libre es ‘yo no te voy a decir qué pensar, te voy a mostrar todo lo que hay para que vos saques tus conclusiones’. Yo no voy a decir algo que no pienso. No me gustan las personas que frente a un programa están todo el tiempo diciéndote qué pensar.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.