Erotismo empoderado. Así es el revival del burlesque

Diversidad de cuerpos y de edades, claves del neo-burlesque, un fenómeno que crece en la Argentina.
Diversidad de cuerpos y de edades, claves del neo-burlesque, un fenómeno que crece en la Argentina. Crédito: Gentileza Mariella Fuhr
Humphrey Inzillo
(0)
27 de diciembre de 2019  • 19:26

En la era del empoderamiento, la relectura del burlesque -un espectáculo bailable del siglo XIX-, llega con una mirada feminista. "Ahogar nuestra naturaleza erótica también es represión; hacer del cuerpo nuestro aliado, no nuestra esclavitud" es una de las proclamas del espectáculo Welcome to Burlesque.

"El burlesque es un espaciocreativo donde donde te vas a sentir libre", explica Miss Jazz Doll, alter ego de la bailarina Mariella Fuhr, profesora y directora de la compañía Burlesque Argentina. "No hay presión social para ser de determinada manera, ni es un ámbito de competencia. Nadie te va a juzgar por nada: acá vas a encontrar amigas. La idea es que las chicas crean en sí mismas, se empoderen y puedan expresarte libremente. No es solamente un show. Nuestra producción actual tiene una carga de sororidad. Además de bailar, reflexionamos y hablamos mucho."

El término "burlesque", del italiano, significa "burla" y en sus orígenes se utilizaba para ridiculizar un tema socialmente inaceptable. En sintonía con el vodevil, forma parte de los espectáculos de variedades que tuvieron su auge hace un siglo. Y del mismo modo que otras expresiones de música y baile como el swing y el lindy hop tuvieron su revival, el burlesque ahora es revisitado desde una perspectiva contemporánea, donde el encanto vintage se fusiona con la actitud empoderada del twerk, el pool dance y la estética pin-up.

"La idea es que las bailarinas crean en sí mismas, se empoderen y puedan expresarte libremente."

Pionera del revival del swing en la Argentina, Mariella Fuhr comenzó a bailar swing a comienzos del nuevo milenio y en un proceso de formación y aprendizaje, comenzó a viajar a Europa y los Estados Unidos para tomar clases con referentes de esa movida. "En uno de esos viajes, descubrí que algunas de las bailarinas de swing que conocía y admiraba, también hacían burlesque. En ese momento me empezó a dar curiosidad. Y aunque me encantó, no creía que fuera algo para mi."

En 2010, Fuhr decidió radicarse en Nueva Orleans, a orillas del río Mississippi, la cuna del jazz. " Quería escuchar bandas en vivo, bailar ahí y empaparme la historia del jazz local. Me encontré entonces con una movida grande de burlesque. Empecé a ir a ver shows, donde bailaban con bandas de jazz en vivo. De algún modo, eran mundos que se conectaban. Ahí también me gustó, pero nunca pensé que podía llegar a hacerlo."

Todos los viernes, Miss Jazz Doll dicta clases de Burlesque.
Todos los viernes, Miss Jazz Doll dicta clases de Burlesque. Crédito: Gentileza Mariella Fuhr

En 2013 y después de una ruptura amorosa, cuando todavía estaba instalada en en Nueva Orleans, una amiga le propuso hacer una coreografía de burlesque, con abanicos. "Me daba mucho miedo, mucha vergüenza. Si bien yo tenía una larga experiencia como bailarina profesional, sentía que ese salto a otro rubro era riesgoso. Pero también era una novedad, y me encantó. A partir de ese momento empecé a hacer burlesque."

Cuando volvió a Buenos Aires, a fines de 2014, comenzó a dictar seminarios de Burlesque en el estudio de Diana Romero. A partir de ese momento, comenzó a dar clases y comenzó a darle forma a la movida. A partir de 2016, empezó a dictar clases semanales, todos los viernes. "En el grupo hay chicas de todas las edades, de 25 a 70 años. Es un grupo muy ecléctico, de mujeres con pasados diversos, donde hacemos posible que podamos trabajar todas juntas, de un modo armonioso y sin competir. Ayudándonos a crecer y a brillar entre todas. Empoderar mujeres es un trabajo muy lindo."

La aceptación del cuerpo es uno de los pilares del burlesque en el siglo XXI. "Para las mujeres es un tema fuerte. Socialmente siempre tenes que ser de una forma determinada, tener una edad determinada, una estatura, un color, todo. Terminar con eso no es fácil, pero es necesario. Cualquira que quiera hacerlo, puede hacerlo. No hay nada que te limite. Creo que es un empodreramiento muy grande y eso lo veo, especialmente, en las chicas con más edad. Empiezan un poco más tímidas, pero cuando ven que lo pueden hacer, es increíble. Es liberador. En el burlesque nunca te sentís descartable."El grupo, inclusivo, también cuenta con miembros de la comunidad LGTB. "Encuentran en el burlesque un lugar para liberarse y expresar lo que tengan ganas de expresar", dice Fuhr. Y destaca la sororidad de la movida. "En una sociedad tan individualista, es lindo encontrar y fomentar ese sentimento dentro de una comunidad. Entre todas nos ayudamos a todo. Todas brillamos, y ninguna brilla más que la otra. Es una característica importante del show."

Este año, Fuhr viajó a dictar seminarios en la ciudad de Córdoba, lo que ayuda a tomar la dimensión federal de esta tendencia. Y también, junto al grupo Burlesque Argentina, formó parte del regreso de Baccarat, el grupo de Sergio Pángaro, en la sala Siranush.

La banda sonora

En el espectáculo, se combinan clásicos del jazz como "Black And Tan Fantasy", de Duke Ellington o "Night Train", el emblemático blues de Jimmy Forrest, con clásicos del erotismo como "Pretty Woman", de Roy Orbison, o "You Can Leave Your Hat On", el tema de Joe Cocker inmortalizado por Kim Bassinger en el memorable strip-tease de Nueve semanas y media.

Pero también hay gemas del pop como "Todos me miran", de Gloria Trevi, "A quién le importa", de Alaska (en la versión de Thalía) y un hit reciente, "La cobra", de Jimena Barón. "Uno de los ejes centrales del show es entender que el cuerpo es nuestro aliado, no nuestra esclavitud. Después de siglos donde las mujeres estuvieron ocultas, y sufriendo tabú y represión, tomamos el erotismo y la sensualidad de la mujer como algo natural, como un empoderamiento", concluye Fuhr. "Entendemos que ahogar la naturaleza erótica también es represión. Es un punto importante en el que las mujeres tenemos que trabajar un montón. Durante muchísimos años esos temas estuvieron prohibidos y es hora de empezar a liberarlos."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.