Estrellas del cine francés

Jean Rochefort y Johnny Halliday, en "El hombre del tren"
(0)
30 de abril de 2004  

"Con los años nos vemos mejor", le dice el personaje de Monsieur Manesquier (Jean Rochefort) -un profesor de poesía ya jubilado con una plácida existencia en un típico pueblo francés- al de Milan (Johnny Hallyday), un ladrón de bancos que llega al lugar para concretar un asalto. La línea de diálogo sirve también para definir con precisión la imponente presencia -agigantada por el paso del tiempo- de dos grandes estrellas del arte francés como son Rochefort y Hallyday. El tercer vértice de este sugestivo e impecable triángulo cinematográfico que ofrece "El hombre del tren" es Patrice Leconte, el reconocido director de éxitos de la talla de "La maté porque era mía", "El marido de la peluquera", "Juegos peligrosos", "Pasión de amor" y "La noche es mi enemiga".

"El hombre del tren", película que el sello AVH lanzó anteayer de manera simultánea en VHS y DVD sin haber pasado previamente por las salas argentinas, trabaja sobre un atractivo esquema de mundos opuestos que se cruzan de manera azarosa. Manesquier es un burgués metódico, obsesivo, extravertido, de vida previsible y sin demasiada excitación, salvo por una amante con la que mantiene una relación desde hace 15 años, mientras que Milan, en cambio, es un hombre de pocas palabras, sin hogar ni lazos familiares, que convive con peligrosos marginales y expone su pellejo en cada golpe.

El encuentro fortuito les cambiará -por lo menos por unos días- la visión y las costumbres que ambos tienen. Manesquier y Milan se abren, se entienden y se envidian mutuamente, ya que ambos anhelan lo que al otro lo abruma (la seguridad y la riqueza cultural del maestro, el riesgo permanente y la falta de convencionalismos del ladrón).

Jean-François Stévenin, Charlie Nelson, Pascal Parmentier e Isabelle Petit-Jacques completan el sólido elenco de una película de gran elegancia que pasó por festivales del nivel de Venecia y Toronto, que obtuvo muy diversas distinciones, y que se constituyó en un gran éxito de público no sólo en los cines de Francia sino también en las carteleras de otros países como los Estados Unidos e Italia. Aquí, en cambio, el video aparece como la única instancia posible para seguir lo más cerca posible la carrera de ese prolífico y siempre interesante director como es Patrice Leconte y de esos dos mitos vivientes franceses como Jean Rochefort -actor-fetiche del realizador- y el también legendario cantante Johnny Hallyday.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.