Fangio, Cuba y un secuestro de película