Brillos y sombras: la ceremonia fue lucida; los premios, polémicos. Fiesta de los Grammy sólo para latinos