Florencia Torrente: "Me considero una libertina"

La actriz contó a Personajes.tv cómo se prepara para la temporada de verano en Mar del Plata y para la boda de su mamá, Araceli González
Martín Artigas
(0)
27 de noviembre de 2013  • 10:49

Modelo, pintora, diseñadora, cantante, actriz e hija de Araceli González . A veces resulta complicado catalogar a Florencia Torrente , especialmente porque ella misma prefiere no encasillarse ni adoptar ninguna etiqueta en particular.

Este verano, por ejemplo, la encontrará en Mar del Plata. Y no tanto por placer sino más bien por trabajo: volverá a encarnar en teatro a Adela, la hija díscola, en la puesta de La casa de Bernarda Alba que dirige José María Muscari. "Me estoy preparando con mucha ansiedad. La verdad es que tengo muchas ganas de estar allá y ver qué pasa con la obra", le contó en exclusiva a Personajes.tv .

-¿Qué te han contado las actrices de la obra que ya han pasado por la experiencia?

-La verdad es que todas tenemos muchas ganas y somos un gran equipo. Más allá de la obra funcione, nosotras nos llevamos muy bien y eso trasciende, y en definitiva esa integridad deja algo en las personas. Por eso me parece que es muy importante que a la obra le vaya bien gracias al boca a boca.

-¿Cómo es tener a José María Muscari como director?

-Es espectacular. La verdad es que es tan o más obsesivo que yo… Amo a la gente obsesiva siempre que esté en un nivel lógico, ¿no? La gente que es obsesiva con su trabajo, minuciosa, detallista, y yo soy muy así. Eso me atrajo muchísimo de él, porque es una persona muy abocada a su trabajo.

-¿Fue muy ardua la búsqueda del personaje?

-Fue intenso, no arduo. Y fue muy placentero. Obviamente hubieron momentos en los que estábamos todos que crispábamos, pero él es alguien que contiene mucho a las personas y siempre mantuvo la armonía en el grupo. Nos construyó como grupo. Eso es muy importante, y más aún cuando hacés una obra de miércoles a domingo, pasando tantas horas juntos…

-¿Y la cuestión generacional?

-Es espectacular, porque cada una está en el lugar en el que tiene que estar y nadie le quiere sacar el lugar a nadie. Está muy claro eso entre nosotras. De hecho, nos juntamos un rato antes de la función a charlar, o nos cambiamos rápido para juntarnos en algún camarín.

-¿Chusmean mucho?

-Sí, obvio, somos mujeres y hablamos…

-¿Por qué creés que esta versión de La casa de Bernarda Alba tiene tanto éxito?

-Por la historia, que es muy fuerte. Y también porque es una historia que es atemporal, que habla de las relaciones entre mujeres, del amor, del odio, de todo ese tipo de cosas que pasan y que van a seguir pasando. Son situaciones cotidianas, quizás llevadas al extremo, pero situaciones cotidianas al fin que hacen que la gente se sienta muy identificada en muchos puntos.

-¿Vos encontrás puntos en común en la relación con tu mamá?

-Sí, uno siempre encuentra cosas que le recuerdan a algo personal. Pero en cuanto a Adela, mi personaje, me identifico en que ella es una libertina. Yo me considero una libertina, una persona que es libre, que pretende ser libre y hacer siempre lo que desea.

-¿Seguís pintando o tu faceta de artista plástica quedó un poco relegada?

-No, para nada. Sigo pintando, nunca dejo de lado nada. De hecho Helicia, mi marca de carteras, es una fusión de eso también. El arte siempre está presente y la actuación, la pintura, la música, el dibujo y el diseño son un conjunto de disciplinas que me acompañan todo el tiempo, que están relacionados aunque no parezcan. Lo importante es que uno sepa conectar esos puntos.

-¿Te vas sola a Mar del Plata o te vas con tu novio?

- Nos vamos el 30 de diciembre, porque estrenamos el 1 de enero. Me instalo allá, sola, pero voy a ir y venir porque voy a estar trabajando con el tema de Helicia. Lo más probable es que lunes y martes esté en Buenos Aires y el resto de la semana en Mar del Plata.

-O sea que vas a estar para el casamiento de tu madre…

-¡Obvio!

-¿Ya tenés todo preparado: vestido, makeup?

-Sí, el vestido está en proceso de terminado…

-¿Algo que puedas adelantar?

-¡No, nada! ¡Ni loca! Es todo sorpresa.

-¿Y cómo la ves a tu mamá?

-Feliz, nerviosa, ansiosa… Todo lo que le pasa a una mujer cuando se está por casar. Todo eso junto.

-¿Te consulta mucho en las decisiones que fue tomando con respecto a la organización de la fiesta?

-Sí, ella consulta pero también es una mujer que toma muchas decisiones y que está en todo, absolutamente en todo. Los fines de semana, más que nada los domingos que es cuando se junta toda la familia, aprovechamos para intercambiar información.

-¿Y vos sos de consultarle sobre tus decisiones artísticas?

-Sí, obvio, somos una familia que nos consultamos todo, hablamos mucho. Para nosotros es muy importante el diálogo, porque ayuda mucho al ser humano.

-¿Sentís que tuviste que luchar contra mucho prejuicio?

-Siempre hubo prejuicio y siempre lo va a haber. Lo importante es que uno esté seguro de uno mismo y que tenga la confianza de la persona que necesita tenerte confianza, como en este caso es Muscari. Eso es lo importante, el resto va y viene solo. La gente habla siempre, no vamos a poder cambiar eso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.