"For Philip Guston": por qué pasar cinco horas con una obra maestra

La obra de Morton Feldman cuando se tocó, en 2015, en el Teatro Colón; ahora se escuchará de nuevo en el Margarita Xirgu
La obra de Morton Feldman cuando se tocó, en 2015, en el Teatro Colón; ahora se escuchará de nuevo en el Margarita Xirgu
Pablo Gianera
(0)
22 de noviembre de 2019  • 21:17

Ya desde su título, For Philip Guston, la pieza de Morton Feldman para percusión, flauta y piano, es un homenaje al pintor amigo (Guston), pero bajo la forma de la "historia de dos personas". Era claro que una historia así no cabía en menos de cuatro o cinco horas. Hay otra idea de Feldman que resulta de lo más pertinente para For Philip Guston: "No soy un relojero. Estoy interesado en alcanzar el tiempo en su existencia no estructurada. Quiero decir, estoy interesado en saber cómo vive esta bestia salvaje en la selva, no en el zoológico. Me interesa el modo de existencia del tiempo antes de que le pongamos las manos encima".La gran preocupación de Feldman es el tiempo, pero únicamente en la medida en que guarda una relación con el espacio. Su poética, como él mismo quería, transcurre, "entre categorías".

En la pieza de Feldman, todo pasa lentamente y, en este sentido, la fatiga de quien escucha juega a favor porque produce un efecto alucinado e hiperlúcido. For Philip Guston no progresa ni se desarrolla; se extiende como una alfombra. Es una superficie sobre la que se verifican levísimos cambios de color, de perspectiva. Trafica con avances virtualmente estáticos y desplazamientos mínimos. Feldman había llegado a la conclusión de que la conciencia extrema de los materiales musicales nubla los contenidos. A la manera de un pintor, Feldman también usa un lienzo, pero el suyo es un lienzo de tiempo.

Guston y Feldman, afinidades electivas
Guston y Feldman, afinidades electivas

A su rara manera, For Philip Guston es una pieza virtuosística, pero el suyo no es un virtuosismo técnico; es un virtuosismo -incluso un ilusionismo- intelectual a dos puntas: quienes tocan y quienes escuchan. Es la tercera vez que la pieza se hace en Buenos Aires. La primera fue en 2005, en la Sala Casacuberta del Teatro General San Martín, la segunda, en 2015, en el foyer del Teatro Colón. Hoy, sábado, a las 18, en el Teatro Margarita Xirgu (Chacabuco 875), llegará la tercera, que será la primera en cierto aspecto: todos los músicos son argentinos. Tocarán Patricia García (flauta), Lucas Urdampilleta (piano) y Bruno Lo Bianco (percusión). con organización de la Untref. Después, de todo, igual que antes, noviembre no es sólo electrónico, sino verdaderamente contemporáneo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.