Fugados de la clase de geografía

Mónica Berman
(0)
31 de julio de 2015  

Caídos del mapa / Intérpretes: Federico Vera Barros, Micaela Rigueiro, Yasmín Torres Miño, Franco Mendoza, Lara Vernik / Vestuario: Lucía de Urquiza / Escenografía: GTBA / Dirección: Solange Perazzo, Carlos de Urquiza / Funciones: hoy, a las 19, y desde el sábado 8, sábados y domingos, a las 19 / Sala: Universidad Popular de Belgrano, Campos Salles 2145.

Nuestra opinión: buena

C a ídos del mapa, de María Inés Falconi, es sin ninguna duda un clásico. Muchos conocen la novela, que ya llegó a los once tomos; otros supieron de su existencia de la mano de la película de Leandro Mark y Nicolás Silbert o de la serie que vino después. Pero Caídos del mapa fue obra de teatro al principio de todo y desde hace mucho tiempo. Tanto tiempo que los que en aquel entonces jugaban a tener doce años arriba de un escenario hoy están ya un poco crecidos para semejante aventura. Por suerte, los actores se renuevan, así como también se renueva el público. Y Carlos de Urquiza, que la había dirigido en aquella ocasión, se propuso llevarla a escena nuevamente desde otra perspectiva y, esta vez, codirigiendo con Solange Perazzo.

La acción transcurre en el sótano desde el inicio (corresponde aclarar esto para los múltiples lectores de la narrativa). Los invitados a presenciar la aventura de los chicos entran por un sitio escondido para preparar la ceremonia. El lugar es pequeño y los espectadores se ubican rodeando casi todo lo que va a ser el espacio escénico. Los actores-personajes y el público compartirán el encierro y las penumbras del inicio. Una excelente decisión en relación con lo lumínico permite apenas percibir, en el principio, lo que hay en ese sótano de ficción que, además, va a convertirse en una especie de caja de sorpresas. El trabajo espacial juega de manera correlativa con el relato: a medida que avanza se va desenredando el carretel de la historia y los acontecimientos sorprenden. El espacio aparece casi oscuro y con los objetos ocultos. Con el correr del tiempo, junto con el relato, lo que hay se va a haciendo visible.

Cuatro amigos y una "colada" (alguien que no fue invitada a perderse la hora de geografía) serán los protagonistas de esta historia. Están en séptimo y todos los intereses, deseos, conflictos de esta edad (teniendo en cuenta una clase media y la consabida escolarización, porque en otros universos, los conflictos son otros) aparecen en esa hora de rateada en el sótano de una escuela pública primaria. La amistad y el amor se hacen, como corresponde, presentes y la pelea con quien se metió de manera prepotente y sin aviso, también. Entre juegos, discusiones, risas, peleas y música (aparece por ahí Charly García con "Yo no quiero volverme tan loco") se va desenvolviendo la hora de clase escamoteada a La Foca (la profesora de geografía).

En una cartelera que suele ofrecer diversidad para los más pequeños, en diferentes formatos y géneros, los más grandecitos y los preadolescentes casi no tienen oferta teatral. La vuelta de Caídos del mapa, es algo para festejar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.