Game of Thrones: cuál fue la escena de muerte que más costó rodar