Gíntoli salió airoso de su lucha con el sonido