Gonzalo Heredia, un adicto al sexo