Gracias a la crisis, volvió el cine de protesta