Grant y Whishaw se sacan chispas

Milagros Amondaray
(0)
16 de marzo de 2019  

A Very English Scandal

Nuestra opinión: muy buena

(Reino Unido, 2018). Dirección: Stephen Frears. Guion: Russell T. Davies. Elenco: Hugh Grant, Ben Whishaw. Disponible en: AMC y Flow

A Very English Scandal narra la tumultuosa relación entre el parlamentario Jeremy Thorpe (Hugh Grant) y el joven idealista Norman Scott (Ben Whishaw), vínculo que duró más de una década aun en la distancia y que tuvo ramificaciones impensadas. Los hombres se conocen por primera vez en una casa de campo, donde inmediatamente conectan. Sin embargo, el contexto (la Inglaterra de los 60, donde ser homosexual era considerado un delito), entre otros factores, los terminará separando.

El momento del idilio, los escollos en el camino y la eventual ruptura se condensan en poco más de media hora del primer capítulo, con un extraordinario manejo de las elipsis y los saltos temporales del consumado realizador Stephen Frears. La separación es el puntapié de una mordaz lectura sobre el establishment y el outsider que viene a desafiarlo. Cuando Thorpe advierte que Scott no desaparecerá de su vida tan fácilmente, por amor, pero también por la promesa de obtener una tarjeta de seguro nacional (el hilarante MacGuffin del relato), planea asesinar al joven.

Además del perfecto equilibrio en los cambios de tono (muchas veces, en una misma secuencia) y de su narración convulsionada y adictiva, A Very English Scandal es un triunfo por el enorme trabajo de sus protagonistas. Mientras Grant representa el prototipo de quien ambiciona pertenecer -tanto en la política, como en la sociedad- pero termina odiándose por carecer de la valentía para satisfacer sus deseos, Whishaw personifica de manera brillante el estar cómodo en su propia piel. El actor, quien obtuvo el Globo de Oro por su interpretación, se luce en uno de los últimos tramos de la miniserie, en los que Scott habla de su sexualidad con despreocupación y desparpajo.

Independientemente de la ironía y del filoso humor inglés, la miniserie no olvida que está narrando dos historias que parten de un mismo punto (el enamoramiento) para luego escindirse por las antagónicas naturalezas de sus personajes centrales. ¿La razón? Mostrar cuán complejo puede resultar el ser fiel a uno mismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.