Halt and Catch Fire, una serie que debería tener muchos más fans