Hermosas voces, humor y melodías

Pablo Gorlero
(0)
25 de febrero de 2015  

Doce dúos de amor / Intérpretes: Magalí Sánchez Alleno y Juan Pablo Skrt / Piano, actuación y dirección: Roberto Antier / Funciones: miércoles, a las 21 / Sala: Clásica y Moderna, Callao 892 / Duración: 90 minutos.

Nuestra opinión: muy buena.

Cuando se estrenó en Buenos Aires El fantasma de la ópera, la producción decidió alternar a los protagonistas entre dos intérpretes para cada rol. Así, Juan Pablo Skrt y Magalí Sánchez Alleno fueron El fantasma y Christine en algunas de las funciones semanales que muchos habrán presenciado. Y si no tuvieron esa suerte tendrán la chance de volver a verlos juntos en este show que se disfruta desde su inicio hasta su culminación.

Si hubiera que catalogarlo, está muy cercano al café concert y se aleja deliberadamente del esquema tradicional de recital intimista. Eso se debe a que este virtuoso dúo de intérpretes no sólo canta, sino que incorpora pasos de comedia, además de la atinada, divertida, irreverente y sensible participación de Roberto Antier. Es un reflejo de que se puede hacer "algo más" que un simple recital cuando hay ganas de brindarle un plus al público.

Magalí y Juan Pablo no son sólo cantantes. Para quienes no los conozcan, ella ha sido parte de gran cantidad de musicales (protagonizó La Bella y la Bestia, además de haber sido parte de El fantasma de la Ópera, Company y Camila, entre muchas otras) y aunque él se hizo popular gracias al dúo Los Tenores (producido por Gerardo Sofovich), es una habitual figura del musical, la zarzuela y la ópera. Es decir, son intérpretes que trascienden a la canción entendiéndola, comunicándola, encarnándola o simplemente actuándola. Han elegido temas que pasan de la comedia musical a la canción popular o de la ópera al tango.

Siempre juntos, siempre acompañados, en contrapuntos o diálogos cantados, ambos consiguen que el espectador permanezca atento y atraído no sólo por la magnitud de sus voces (perfectas, potentes), sino también por su gracia. Logran momentos sublimes, como la versión a dúo de "Music of the Night", de El fantasma de la Ópera, y un medley de la misma obra que logra estremecer. Pero del mismo modo que muestran su virtuosismo vocal ("Tonight", la escena del balcón de Amor sin barreras, es hermosa en sus voces) sacan a relucir sus habilidades para la comedia en canciones cómicas como "Something Stupid" o "Anything You Can Do I Can Do Better", de la comedia musical Annie Get Your Gun, o un popurrí desopilante con canciones de Pimpinela que hace descostillar de la risa.

Pero por si a alguno no le quedase claro que ambos, también, son cantantes líricos, encaran el dúo de Don Giovanni y Zerlina, de Mozart, con oficio y seguridad escénica. Entre la sensible canción "Tanto amor", de Abel Pintos, y los versos poéticos de Charlo y Manzi con "Tu pálida voz", pasando por recordadas canciones de películas como Cinema Paradiso, Moulin Rouge y Love Story, Magalí Sánchez Alleno y Juan Pablo Skrt ofrecen una panzada de buen gusto y armonías.

La presencia de Roberto Antier es esencial en la propuesta. No sólo introduce cada tema, sino que pinta los diferentes momentos y cuadros musicales con un humor contagioso, simple y cómplice. Vuelve a este show un encuentro entre amigos que se reúnen a compartir canciones. Además, es el pianista exquisito, memorioso y erudito melómano y teatrero.

En resumen, la propuesta que se presenta en Clásica y Moderna es el plan perfecto para una noche que puede matizarse con una buena picada o un buen trago entre canciones y momentos agradables.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.