Boicot de actores. Jaque a la televisión