Joaquin Phoenix, ¿al borde de la locura?